La moda del coaching

16 04 2007

Aceptémoslo. El coaching está de moda (se entiende que moda es un concepto estadístico) Se podría aceptar que por coaching se entiende lo siguiente:

Coaching forms an important intervention designed to assess and improve performance of an individual or a team. It is very important to improve the skills of the person which can be achieved through proper training by which he can achieve organizational goals and also enhance his knowledge and skills

Es decir, se tienen en cuenta las habilidades sociales. Cobran importancia entonces conceptos tales como comunicación, asertividad, empatía, conflicto y bloqueo, liderazgo, visión, logro, confianza, autonomía, …

Muchas de estas palabras las podría leer un Sr. de RR.HH (o peor aún, un consultor, … es broma) y les diría que son las competencias clave para dirigir personas pero, al fin y al cabo, son cualidades (competencias, habilidades, destrezas, …) que nos permiten conseguir resultados a través de la interacción con otras personas. (Y no sólo los directivos lo consiguen así); por ejemplo, las personas que trabajan en equipo o en grupo (y quién no lo hace hoy en día)

En definitiva, que todos necesitamos ejercitarlas para conseguir resultados (léase en algunos casos éxito) ergo todos necesitamos tener un coacher a nuestro lado(o un mentor, un tutor, un padrino, un padre, un profesor, ¿un sacerdote?, ¿un amigo?, …) De ahí que la moda del coaching se haya extendido a todas las capas de la sociedad. Todo el mundo quiere tener un coacher.

Pero, me pregunto; ¿realmente es necesario tener un “entrenador”? ¿Es realmente efectivo? (Claro, por supuesto, ¡como no! me dirán los que se dedican a ello profesionalmente) No lo tengo tan claro, si se me permite disentir.

¿Porqué ha irrumpido con tanta fuerza el coaching en nuestra sociedad? ¿Somos acaso tan inseguros que necesitamos -ya en la edad adulta- una persona que nos guíe, oriente, refuerce, anime, asesore, forme, despierte? ¿Estamos ante simplemente una moda más?

En el ámbito de los recursos humanos estamos sufriendo últimamente el acoso de las modas: alto potencial, talento, gestión por procesos, gestión por competencias, inteligencia emocional, gestión del conocimiento, performance partnership, …
No digo que el coaching no sea útil en determinadas circunstancias o que un proceso de coaching (digámosle de acompañamiento) implique un beneficio y una utilidad tanto a la persona como a la empresa (a demostrar igual que la formación) pero me temo que hay tantos servicios de coaching que …

Otro asunto de debate es la cualificación del presunto coacher. últimamente se apunta todo el mundo a ser coach.

Muestra de la película Coach Carter


Acciones

Information

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




A %d blogueros les gusta esto: